• Historia de la prostitución

    Es moral tener sexo con prostitutas dibujos a lapiz de prostitutas

    es moral tener sexo con prostitutas dibujos a lapiz de prostitutas

    Buxó e De Miguel org. Proyecto a ediciones, pp. Embodiment as a paradigm for anthropology. Damo, Arlei Sander Doc. Los tapetes voladores existieron, sí, y a Macondo llegaron de manos de los gitanos. Es un dato real, constituyente de la estructura cultural macondiana que nadie tiene la posibilidad de refutar. Y sí el cuarto como real a partir del encuentro fenomenológico que significaron las horas o minutos de mi presencia en él.

    Presencia imaginada que lleva al límite la experiencia-en-el-mundo. Mi percepción, y su posterior reconstitución en dibujos, es la percepción de la interacción entre cuerpos que, a su vez, perciben y se presentan para ser percibidos performance de la prostitución en un espacio elaborado para tal evento. Todo —cuerpos, percepciones, presencias, performances, espacios, yo- ocupado , por la s cultura s Csordas, ; Bourdieu, y las biografías Sahlins, Al final sólo queda volver al campo cuantas veces sea necesario.

    Elaborar por capas, no llenar espacios en blanco con demasiada prisa ni invertir de igual manera en todos los detalles. Todo depende el objeto. De la misma manera que en el diario de campo, que no es importante por sí solo -como parece mandar la moda de la época- sino por los Otros, por las otras carnes representadas. Meditações sobre um cavalinho de pau. Meditações sobre um cavalinho de pau: The anthropological cinema of Jean Rouch. Ways of seeing in modern Anthropology. Lima, Nei Clara de.

    El rompecabezas de la sexualidad. Resistance and the problem of etnographic refusal. Comparative Study of Society and History. Os homens da vila: El dilema del realismo. Xerox de aula sem mais dados.

    O campo e a cidade: Sólo pienso en ti. No estaba preparado para ver, pero el mundo casi nunca necesita de nuestra preparación. Ver Abstract en Inglés. Una sala prototípica tiene… como la sala de Linda, en el edificio Galería Malcom. Hay siempre por lo menos un espejo.

    En la prostitución diurna que sucede en algunas calles y plazas de la ciudad, el inicio del negocio no aparece tan obvio para el observador extranjero, tan explícitamente sexual como en las salas.

    La hiperexposición en las salas y galerías es posible por la intimidad y privacidad que ofrecen los muros de los edificios, la distancia de la calle, los ascensores, escaleras y las noches artificiales. La calle diurna, en cambio, es hiper-expuesta. En la ciudad de sol despierto, la intimidad y privacidad vienen por la misma vía del camuflaje, del incógnito. Entonces los códigos cambian, se adaptan.

    Guiños, leves contactos, susurros. Pero puede ser la vendedora de oro, compradora de cabellos o estudiante esperando al novio. Ver Abstract en Español.

    Frente a él, con sus cincuenta y un años, Janet es capaz de volverse una gatita enamorada, casi adolescente, con voz de caramelo. Deja las armas en casa y se limita a abrir los ojos. No sabía que era dotado de sentidos tan delicados. De esta manera se devela ante mí el trabajo sexual femenino como un objeto de investigación especialmente atractivo de ser representado ; sin embargo, objeto profundamente complejo, dadas especialmente tres razones.

    La segunda de las grandes complejidades a la hora de la representación fue ya mencionada. La prostitución como un universo de sensibilidades, especialmente imagéticas e imaginativas, de aprendizajes corporales complejos, de tensiones visuales que, desde el primer contacto me incluían como humano entero. La tercera, es la complicidad y clandestinidad femenina que configuran el mundo del trabajo sexual. Comenzando el trabajo de campo, pude ver en una tesis doctoral sobre prostitución y en algunos reportajes impresos, varias fotografías que pretendían ayudar al lector a comprender mejor.

    Mujeres con rostros distorsionados por un efecto grosero de Photoshop, luces blancas, planas, directas del flash o de la luz encendida de las salas; cuerpos gordos, con estrías, cercados por paredes destruidas, camas viejas y apenas ordenadas….

    Yunques ahumados sus pechos, gimen canciones redondas. Dibujar no es, necesariamente, ni mejor ni peor que fotografiar. Es simplemente un recurso otro, con sus propias potencias y límites.

    Yo tenía 6 meses de vida en portugués. Estas intervenciones son actividades de visita y conversación destinadas a la prevención de enfermedades, la promoción de la ciudadanía y la reducción de daño en el uso de drogas… mi lugar era sólo de observador.

    Especialmente prostitución de calle y de sala de bajo costo dólares, aprox. Barcelona, Colección humorística, Barcelona, Colección humorística , La lección de baile. A la izquierda y abajo, cuatro obras de A. Y, abajo, de izquierda a derecha: Ellos y ellas , Las cuatro fases de la luna , y El beneficio de Corina. Todas pertenecientes a la Colección humorística , editada en Barcelona en De esta época -y a todo color- encontramos obras como Fecundidad il.

    En blanco y negro se publicaron historias como La Gran Vía. Novela de costumbres rusas. Novela erótica, alegre y pistonuda escrita por Un aficionado. Fornicópolis Barcelona , Teatro por dentro o Memorias putescas de un empresario. Recuerdo erótico de mis veinte años por Carolina H … S. Revista madrileña Cómic-Lírica-Coñística-Mariconera en un acto y varios cuadros vivos. Leche original de P y P y W. Estos naipes tuvieron un precedente en los conservados en el Museo Fournier de Vitoria il.

    A la derecha, imagen del gran E. El primer problema con el que nos encontramos es la propia definición de lo que podemos entender por erotismo y por pornografía. Un librero de viejo me comentó una vez que él solucionaba este problema metafísico mirando las ilustraciones.

    Si en la ilustración el hombre aparecía con el sexo erecto o la mujer con las piernas abiertas mostrando el sexo consideraba que se trataba de pornografía, en cambio el resto de ilustraciones de desnudos que no se adaptaban a esta premisa las consideraba eróticas. Por esta razón en este primer apunte sobre la ilustración sexual en el siglo XIX distinguiremos y separaremos ambos tipos de publicaciones e intentaremos ver también sus coincidencias, ya que muchas veces los ilustradores eran los mismos, con firma o sin firma.

    Otro de los problemas con el que nos encontramos al adentrarnos en este campo es la dificultad de acceso al material para su estudio o difusión científica. Muy pocos coleccionistas han abierto sus puertas a la investigación pero a pesar de ello, y no todo han de ser malas noticias, recientemente la publicación del libro de Jean-Louis Guereña titulado Un infierno español. Un ensayo de bibliografía de publicaciones eróticas españolas clandestinas ha llevado un poco de luz a este tema hasta ahora proscrito en cualquier estudio sociológico referente al siglo XIX.

    De hecho, buena parte de estos apuntes sobre las publicaciones clandestinas se basa en dicho libro. Adela prostituta y buena esposa.

    De hecho esta es el primer intento general específico sobre la ilustración erótica del siglo XIX en España. La consulta de las distintas listas del Index Librorum Prohibitorum inquisitorial de la España del siglo XVIII nos permite localizar libros eróticos franceses pero ninguno español, por lo que debemos creer que no se publicó ninguno, mientras podemos observar la existencia de cierto comercio clandestino de importación.

    Este comercio no cesaría hasta tiempos recientes, debido a dos factores: A pesar de la definitiva abolición de la Inquisición en el año , la primera mitad del siglo XIX continuó siendo un desierto por lo que se refiere a publicaciones eróticas. Sólo unas cuantas escaparon a esta sequía ya que el poder de la Iglesia -defensora de la moral de la época- estaba muy presente en la sociedad y en los conservadores gobiernos liberales hasta el año Por este motivo no es casual que en la primera mitad del s.

    XIX percibamos una clara influencia francesa en lo que compete a los autores y a los pies de imprenta. De datan las 16 litografías del Ramillete de Venus en paradero desconocido desde La información acerca de estos libros de la primera mitad del s. Las pocas obras a las que hemos podido acceder no ayudan a la atribución de sus ilustraciones, aunque sí denotan cierta estética popular. Esto nos indica que —por lo que sabemos- nadie se atrevió en esta época a presentar para su autorización ninguna publicación con desnudos o semidesnudos, consciente de que la censura no hubiera permitido su publicación.

    Periódicamente -y como si de fascículos se tratase- se publicaban todo tipo de novelas de autores españoles o extranjeros de gran fama, como Alejandro Dumas padre e hijo entre otros. La novela de una mujer. Recordemos, por ejemplo, que en Madrid cierta publicación periódica en la que se relataba una Exposición Mundial parisina intentó reproducir unas esculturas allí expuestas entre las que se incluían algunos desnudos.

    Su reproducción fue tajantemente censurada. Estas ilustraciones de mujeres provocativas, rozando lo erótico il. Tarjeta de carnaval del Taller Baldufa. Barcelona, Litografía Bastard, La rapidez de técnica y la facilidad de impresión propias de la litografía aportaron un grado de perfección artística a las ilustraciones que facilitó su apogeo.

    Estas circunstancias propiciaron que la litografía se introdujera también en otros campos al margen de las novelas y de las revistas satíricas, como fueron las ilustraciones para tarjetas publicitarias, destacando sobre todo las que anunciaban los diversos bailes de Carnaval de Barcelona. De modo que desconocemos su contenido pero hay que reconocer que el título prometía.

    Estos dibujos muestran a su modelo y amante, Dolors Oliva, que se exhibe sin pudor mostrando abiertamente los genitales e incluso con una masturbación femenina il. Tales dibujos fueron hallados entre las pertenencias del pintor tras su muerte.

    La duda que tenemos es si realmente estos dibujos los realizó como prueba de taller, como experimentación o para su disfrute personal, o estaban realmente dedicados a la venta clandestina. Efectos físicos de las vistas del estereoscopo. Barcelona, Semanario El Trapecio, Barcelona, Biblioteca Nacional de Catalunya.

    Por otra parte cabe señalar que la producción clandestina debió continuar en los años siguientes, pero al no estar fechadas las obras nos es muy difícil enmarcarlas en este período o en el posterior. Se trata de un dibujo humorístico de una revista manuscrita llamada El Trapecio elaborada en y producida por un grupo de intelectuales de Barcelona actualmente conservada en la Biblioteca Nacional de Cataluña.

    A pesar de ello la fotografía no arrasó con la ilustración como cabría pensar ya que ambas técnicas han seguido caminos paralelos hasta hoy en día. En la misma época esta mezcla sólo la encontramos en los libros titulados Las Hijas de Apolo o el ministerio-hembra il. Sin embargo las caricaturas de políticos estaban muy de moda en las publicaciones periódicas españolas de la época, tanto en las específicamente humorísticas como en algunas de información general.

    Es el caso de obras como Teatro de variedades il. Aleluyas de un ex-ministro Historia de una mujer grabado y cromolitografía. Barcelona, Tipografia Juan Aleu y Fugarull, El año clave para estas publicaciones de Eusebi Planas fue cuando publicó Historia de una mujer il.

    La otra gran obra de la ilustración erótica de los años fue la serie de cuarenta Academias de mujer il. Por otra parte, hemos conseguido demostrar que ambas series de academias fueron realizadas a partir de fotografías eróticas que circularon il.

    Se sabe que su estudio sufrió un registro policial en el que fue confiscado buena parte del material que poseía. El historiador Raimon Casellas describió el estudio de Planas de esta manera: Noble arte del billar Primera edición.

    Aventuras femeniles Cuadro lechoso-jodístico-social. Poema filosófico-moral en cinco cantos precedidos de una introducción. Portero de los Cartujos o memorias de Saturnino. Flor de un día. Drama joco-serio futrosófico-moral en dos actos. Estas obras vinculadas de forma directa con el estilo de Eusebi Planas bien pueden ser obras directas o indirectas de sus discípulos o bien copias hechas fuera de su taller a partir de obras originales de Planas.

    Estas revistas pioneras fueron La Saeta , Barcelona Alegre il. La edad dorada de estas publicaciones fueron los años veinte y treinta del siglo XX, hasta que el franquismo aniquiló la vivacidad visual e intelectual de estas revistas de diversión y de contenido erótico.

    La pornografía siguió sus propios pasos lejos de la censura y con las consecuentes persecuciones policiales. Las técnicas editoriales también cambiaron y así la pornografía pasó de ser un género reservado a una minoría de las clases pudientes, a estar al alcance de las clases medias y populares. Sólo a través de un estudio serio y completo podemos empezar a reconstruir el pasado erótico festivo español del que casi se desconoce todo.

    Seguramente lo que se reproducía no era lo que había en la realidad, ni siquiera en los prostíbulos, porque entonces —como ahora- la realidad distaba bastante de la ficción publicada en libros y películas. Este imaginario sexual ilustrado abriría las puertas a un siglo XX tan tormentoso como el siglo XIX y en el que tampoco faltarían periodos en los que se pretendía poner cercas férreas a los prados verdes.

    Literatura erótica en España.

    es moral tener sexo con prostitutas dibujos a lapiz de prostitutas

    Es moral tener sexo con prostitutas dibujos a lapiz de prostitutas -

    Estas circunstancias propiciaron la que se avecina prostitutas prostitutas uruguayas la litografía se introdujera también en otros campos al margen de las novelas y de las revistas satíricas, como fueron las ilustraciones para tarjetas publicitarias, destacando sobre todo las que anunciaban los diversos bailes de Carnaval de Barcelona. A través de anécdotas distorsionadas de boca en boca, el concepto general de las sexoservidoras se ha apropiado de mitos acerca de su realidad. Es una etnografía basada en la observación participante y la conversación cotidiana. Da Vinci ilustró genialmente esta figura precisamente para un libro que se publicó sobre las teorías de Vitrubio en el Renacimiento. El sexe i la rauxa. Outline of a theory of practice.

    Primero, la cuestión de la estética y de la visualidad en el trabajo sexual femenino y, a continuación, la piel del investigador en campo. Tales dibujos son realizados como parte de mi Tesis Doctoral sobre cuerpo, derechos y sexualidad en la prostitución femenina.

    Es una etnografía basada en la observación participante y la conversación cotidiana. Significa reconstrucción, trazo a trazo, luz a luz, de un momento o un conjunto de momentos experienciados por mí. Es decir, la comprensión de la experiencia existencial de la prostitución, estaría directamente relacionada con el acercamiento y entendimiento de los cuerpos en juego como lugares culturales donde las estéticas y las políticas se sienten, muestran y re-crean permanentemente.

    Para esto se hace necesario tener en cuenta dos caras o dimensiones de una misma situación. Primero, la cuestión de la estética y la visualidad en el trabajo sexual femenino y, en seguidita, una pequeña exposición de la piel del investigador en campo. La cuestión de la estética y la visualidad en el trabajo sexual femenino. O evangelho segundo Jesus Cristo. En una sala la intención y la viabilidad del negocio son absolutamente explicitadas sólo por la presencia de los cuerpos en aquellos lugares golpear la puerta, ubicar el piso correcto….

    Principalmente, ropas para quitar, mover, menear, besar, oler y desear. First, the question of aesthetic and visual constructions in the female sexual work and, next, the ethnographer skin in the fieldwork.

    These drawings are made as forming part of my PhD work about body, sexuality and sexual rights in female prostitution. Are draw in pencil over paper and digitally finished, it can take between one and four hours to be ready. Phenomenological representation, prostitution, ethnographic drawings, body and imagination.

    Se trata de la configuración simbólica de una obligación existencial. Es la cultura incorporada para vehicular el cotidiano. La piel del investigador en campo. Entonces ocupé una esquinita, mirando sin dejar salir ni una sola palabra, intentando no estorbar en el trabajo de las mujeres de la sala… intentando también un poco de distancia para enfriar la cabeza. Soy al mismo tiempo un investigador de preguntas frías y un frecuentador susceptible de calentarse.

    No que no hubiera pobreza o dientes quebrados, no. Esas marcas corporales, como los vientres destruidos de algunas jovencitas o los cuerpos secos por el crack o los dientes quebrados en las manos del marido, son estigmas con los que todo un dios cultural señala a sus criaturas para que no se les olvide su destino, o para que a nadie se le olvide a qué casta pertenecen.

    Pero esas características, así hagan parte de una cierta estética esperada del oficio, constituían una aproximación engañosa, incompleta y desleal, porque estas mujeres que yo encontraba se arreglaban cuidadosamente para hacerle el quite a las marcas de la exclusión y la pobreza. Una etnografía incompleta , en el mejor sentido que Geertz da para la poesía musulmana, que apele a los sentidos, a la sensibilidad corporal de quienes se aproximen de ellas.

    Un delicioso coqueteo con la poesía. Por un lado, el encanto mismo de la fotografía como testigo objetivo, y por otro, la valoración del realismo positivo como ideario científico. No debía ser la luz de la ciencia del día, de la compresión plana del periódico, del laboratorio la que iluminara las salas, sino la luz que de ellas surgía; ni colocar filtros en los rostros ni botar a la basura la clandestinidad propia del lugar….

    Sin embargo, cuando uno trabaja con fotografía y video, así como cuando trabaja con literatura realista o documental, conoce el gran componente de creación que mantiene aquellas piezas en pie y que, hoy sabemos, no necesariamente quita su estatuto de verdad Bourdieu, ; Sontag, ; Buxo, ; Grimshaw, Cada uno de los dibujos elaborados puede tomarse entre una y cuatro horas para quedar listo. Significa la reconstitución, trazo a trazo, luz a luz, de un momento o conjunto de momentos experienciados por mí.

    Los dibujos son, decididamente, realistas… No en el sentido moderno europeo y sí, de nuevo, en el sentido ofrecido en Cien Años de Soledad , por ejemplo. Por otro lado, es una reconstitución evocativa de la realidad, que exige la participación y la complicidad del lector para, por ejemplo, evadir la tentación de organizar los eventos y personajes entre reales y ficticios.

    Outline of a theory of practice. Buxó i Rei, Maria. De la investigación audiovisual: Buxó e De Miguel org. Proyecto a ediciones, pp. Embodiment as a paradigm for anthropology. Damo, Arlei Sander Doc. Los tapetes voladores existieron, sí, y a Macondo llegaron de manos de los gitanos. Es un dato real, constituyente de la estructura cultural macondiana que nadie tiene la posibilidad de refutar.

    Y sí el cuarto como real a partir del encuentro fenomenológico que significaron las horas o minutos de mi presencia en él. Presencia imaginada que lleva al límite la experiencia-en-el-mundo. Mi percepción, y su posterior reconstitución en dibujos, es la percepción de la interacción entre cuerpos que, a su vez, perciben y se presentan para ser percibidos performance de la prostitución en un espacio elaborado para tal evento. Todo —cuerpos, percepciones, presencias, performances, espacios, yo- ocupado , por la s cultura s Csordas, ; Bourdieu, y las biografías Sahlins, Al final sólo queda volver al campo cuantas veces sea necesario.

    Elaborar por capas, no llenar espacios en blanco con demasiada prisa ni invertir de igual manera en todos los detalles. Todo depende el objeto. De la misma manera que en el diario de campo, que no es importante por sí solo -como parece mandar la moda de la época- sino por los Otros, por las otras carnes representadas.

    Meditações sobre um cavalinho de pau. Meditações sobre um cavalinho de pau: The anthropological cinema of Jean Rouch. Ways of seeing in modern Anthropology. Lima, Nei Clara de. Fornicópolis Barcelona , Teatro por dentro o Memorias putescas de un empresario. Recuerdo erótico de mis veinte años por Carolina H … S. Revista madrileña Cómic-Lírica-Coñística-Mariconera en un acto y varios cuadros vivos. Leche original de P y P y W. Estos naipes tuvieron un precedente en los conservados en el Museo Fournier de Vitoria il.

    A la derecha, imagen del gran E. El primer problema con el que nos encontramos es la propia definición de lo que podemos entender por erotismo y por pornografía. Un librero de viejo me comentó una vez que él solucionaba este problema metafísico mirando las ilustraciones. Si en la ilustración el hombre aparecía con el sexo erecto o la mujer con las piernas abiertas mostrando el sexo consideraba que se trataba de pornografía, en cambio el resto de ilustraciones de desnudos que no se adaptaban a esta premisa las consideraba eróticas.

    Por esta razón en este primer apunte sobre la ilustración sexual en el siglo XIX distinguiremos y separaremos ambos tipos de publicaciones e intentaremos ver también sus coincidencias, ya que muchas veces los ilustradores eran los mismos, con firma o sin firma. Otro de los problemas con el que nos encontramos al adentrarnos en este campo es la dificultad de acceso al material para su estudio o difusión científica.

    Muy pocos coleccionistas han abierto sus puertas a la investigación pero a pesar de ello, y no todo han de ser malas noticias, recientemente la publicación del libro de Jean-Louis Guereña titulado Un infierno español. Un ensayo de bibliografía de publicaciones eróticas españolas clandestinas ha llevado un poco de luz a este tema hasta ahora proscrito en cualquier estudio sociológico referente al siglo XIX.

    De hecho, buena parte de estos apuntes sobre las publicaciones clandestinas se basa en dicho libro. Adela prostituta y buena esposa.

    De hecho esta es el primer intento general específico sobre la ilustración erótica del siglo XIX en España. La consulta de las distintas listas del Index Librorum Prohibitorum inquisitorial de la España del siglo XVIII nos permite localizar libros eróticos franceses pero ninguno español, por lo que debemos creer que no se publicó ninguno, mientras podemos observar la existencia de cierto comercio clandestino de importación.

    Este comercio no cesaría hasta tiempos recientes, debido a dos factores: A pesar de la definitiva abolición de la Inquisición en el año , la primera mitad del siglo XIX continuó siendo un desierto por lo que se refiere a publicaciones eróticas. Sólo unas cuantas escaparon a esta sequía ya que el poder de la Iglesia -defensora de la moral de la época- estaba muy presente en la sociedad y en los conservadores gobiernos liberales hasta el año Por este motivo no es casual que en la primera mitad del s.

    XIX percibamos una clara influencia francesa en lo que compete a los autores y a los pies de imprenta. De datan las 16 litografías del Ramillete de Venus en paradero desconocido desde La información acerca de estos libros de la primera mitad del s. Las pocas obras a las que hemos podido acceder no ayudan a la atribución de sus ilustraciones, aunque sí denotan cierta estética popular.

    Esto nos indica que —por lo que sabemos- nadie se atrevió en esta época a presentar para su autorización ninguna publicación con desnudos o semidesnudos, consciente de que la censura no hubiera permitido su publicación.

    Periódicamente -y como si de fascículos se tratase- se publicaban todo tipo de novelas de autores españoles o extranjeros de gran fama, como Alejandro Dumas padre e hijo entre otros. La novela de una mujer. Recordemos, por ejemplo, que en Madrid cierta publicación periódica en la que se relataba una Exposición Mundial parisina intentó reproducir unas esculturas allí expuestas entre las que se incluían algunos desnudos. Su reproducción fue tajantemente censurada.

    Estas ilustraciones de mujeres provocativas, rozando lo erótico il. Tarjeta de carnaval del Taller Baldufa. Barcelona, Litografía Bastard, La rapidez de técnica y la facilidad de impresión propias de la litografía aportaron un grado de perfección artística a las ilustraciones que facilitó su apogeo.

    Estas circunstancias propiciaron que la litografía se introdujera también en otros campos al margen de las novelas y de las revistas satíricas, como fueron las ilustraciones para tarjetas publicitarias, destacando sobre todo las que anunciaban los diversos bailes de Carnaval de Barcelona. De modo que desconocemos su contenido pero hay que reconocer que el título prometía.

    Estos dibujos muestran a su modelo y amante, Dolors Oliva, que se exhibe sin pudor mostrando abiertamente los genitales e incluso con una masturbación femenina il. Tales dibujos fueron hallados entre las pertenencias del pintor tras su muerte.

    La duda que tenemos es si realmente estos dibujos los realizó como prueba de taller, como experimentación o para su disfrute personal, o estaban realmente dedicados a la venta clandestina. Efectos físicos de las vistas del estereoscopo. Barcelona, Semanario El Trapecio, Barcelona, Biblioteca Nacional de Catalunya. Por otra parte cabe señalar que la producción clandestina debió continuar en los años siguientes, pero al no estar fechadas las obras nos es muy difícil enmarcarlas en este período o en el posterior.

    Se trata de un dibujo humorístico de una revista manuscrita llamada El Trapecio elaborada en y producida por un grupo de intelectuales de Barcelona actualmente conservada en la Biblioteca Nacional de Cataluña. A pesar de ello la fotografía no arrasó con la ilustración como cabría pensar ya que ambas técnicas han seguido caminos paralelos hasta hoy en día. En la misma época esta mezcla sólo la encontramos en los libros titulados Las Hijas de Apolo o el ministerio-hembra il.

    Sin embargo las caricaturas de políticos estaban muy de moda en las publicaciones periódicas españolas de la época, tanto en las específicamente humorísticas como en algunas de información general. Es el caso de obras como Teatro de variedades il. Aleluyas de un ex-ministro Historia de una mujer grabado y cromolitografía. Barcelona, Tipografia Juan Aleu y Fugarull, El año clave para estas publicaciones de Eusebi Planas fue cuando publicó Historia de una mujer il.

    La otra gran obra de la ilustración erótica de los años fue la serie de cuarenta Academias de mujer il. Por otra parte, hemos conseguido demostrar que ambas series de academias fueron realizadas a partir de fotografías eróticas que circularon il. Se sabe que su estudio sufrió un registro policial en el que fue confiscado buena parte del material que poseía. El historiador Raimon Casellas describió el estudio de Planas de esta manera: Noble arte del billar Primera edición. Aventuras femeniles Cuadro lechoso-jodístico-social.

    Poema filosófico-moral en cinco cantos precedidos de una introducción. Portero de los Cartujos o memorias de Saturnino.

    Flor de un día. Drama joco-serio futrosófico-moral en dos actos. Estas obras vinculadas de forma directa con el estilo de Eusebi Planas bien pueden ser obras directas o indirectas de sus discípulos o bien copias hechas fuera de su taller a partir de obras originales de Planas. Estas revistas pioneras fueron La Saeta , Barcelona Alegre il.

    La edad dorada de estas publicaciones fueron los años veinte y treinta del siglo XX, hasta que el franquismo aniquiló la vivacidad visual e intelectual de estas revistas de diversión y de contenido erótico. La pornografía siguió sus propios pasos lejos de la censura y con las consecuentes persecuciones policiales. Las técnicas editoriales también cambiaron y así la pornografía pasó de ser un género reservado a una minoría de las clases pudientes, a estar al alcance de las clases medias y populares.

    Sólo a través de un estudio serio y completo podemos empezar a reconstruir el pasado erótico festivo español del que casi se desconoce todo. Seguramente lo que se reproducía no era lo que había en la realidad, ni siquiera en los prostíbulos, porque entonces —como ahora- la realidad distaba bastante de la ficción publicada en libros y películas.

    Este imaginario sexual ilustrado abriría las puertas a un siglo XX tan tormentoso como el siglo XIX y en el que tampoco faltarían periodos en los que se pretendía poner cercas férreas a los prados verdes. Literatura erótica en España. Repertorio de obras Madrid, Ollero y Ramos, Madrid, Arnao Ediciones, Disponible en línea en este enlace permanente. Texto completo en pdf. Un ensayo de bibliografía de publicaciones eróticas españolas clandestinas El siglo XIX en caricaturas. Humor, distorsión y crítica social.

    Ormaiztegi, Zumalakarregi Museoaren argitalpena, Historia de las revistas humorísticas, festivas y satíricas publicadas en la villa y corte de Madrid.

    Madrid, Compañía literaria, Los pecados de la carne. Crónica de las publicaciones eróticas españolas.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *